Índice

Introducción

Jóvenes de los que su universidad no volvió a tener noticias desde marzo, familias dejando a los hijos en etapa escolar al cuidado de una abuela que apenas puede caminar, un muchacho transformado en repartidor de comida de la noche a la mañana porque en su familia se quedaron sin ingresos suficientes, niños sin internet que solo cuenta con el WhatsApp de sus padres para recibir la tarea que deja la maestra cada día, y un gran número de adolescentes en medio de un mar de incertidumbre acerca del procedimiento de nuevo ingreso al nivel educativo al que aspiran entrar.

Todas son consecuencias que la pandemia está dejando en la educación, por lo que en Sistemexico Solutions te proponemos un plan contra la deserción escolar.

La mayoría de los centros de estudios no cuentan con planes de acción ni herramientas para medir y combatir la deserción escolar.

PP-Sistemexico-GIF1

La razón es, quizá, la asociación simple del abandono escolar con el desempeño académico de los estudiantes, lo que ocasiona que no se ayude ni atienda un problema que tiene causas más complejas y enraizadas a factores socioeconómicos e individuales del alumno

En ocasiones estas creencias han llevado al Estado y a ciertas organizaciones no gubernamentales (ONG) a ofrecer soluciones a medias, como otorgar becas que resultan contraproducentes, ya que además de generar un déficit económico en las escuelas no solucionan definitivamente el problema desde la raíz.

En esta guía te presentamos un plan para que tu centro educativo considere y atienda situaciones que podrían llevar a que un alumno abandone los estudios. También te proponemos algunas medidas para que elijas las más adecuadas y pertinentes para atender la situación identificada en el estudiante.

De este modo, su centro escolarizado ahorra miles de pesos, proyecta una imagen de una institución preocupada por la comunidad estudiantil y conserva el recurso más valioso de la educación: los aprendizajes y la integridad de los estudiantes.

PP-Sistemexico-GIF2

Sin duda, uno de los mayores temores de cualquier institución educativa es la deserción escolar de los alumnos, sin embargo, ¿se hace algo para evitarlo?

¿Qué es la Estrategia de Alerta Temprana (EAT)?

La Estrategia de Alerta Temprana (EAT) consta de un conjunto de procedimientos e instrumentos automatizados que permiten, por una parte, detectar oportunamente a los alumnos que están en riesgo de abandonar los estudios; y por otra, poner en marcha, con la debida prontitud, las intervenciones adecuadas para lograr su permanencia en la escuela.

PP-Sistemexico-GIf3EATEn México tenemos algunos antecedentes con resultados positivos. Es el caso del Colegio de Bachilleres (COBACH) del estado de Zacatecas, plantel Loreto, donde implementaron un sistema de alerta temprana y lograron evitar la deserción de 100 alumnos desde que fue implementada la estrategia en 2015.

Durante 2 periodos escolares se llevaron registros del ingreso y el egreso de los alumnos, obteniendo los siguientes números en el primer ciclo (2015-2016): “hubo un ingreso total de  1 mil 384 alumnos, mientras que al concluir el periodo, permanecieron 1 mil 151, lo que representó 233 bajas en los tres grados escolares, es decir un 16.83 por ciento (sic)” (Gobierno de Zacatecas, 2017).

Mientras que en el periodo de 2016-2017 el ingreso fue de 1, 377 estudiantes de los que se contabilizaron 133 bajas, representando un 10%

De este modo, vemos que se logró evitar que algunos estudiantes abandonaran el bachillerato.

En la escuela es más posible detectar a los alumnos en riesgo de deserción escolar a través del uso de indicadores, así como de realizar una intervención por medio de estrategias que pueden ayudar a reducir el riesgo.

Indicadores de estudiantes en riesgo de deserción escolar

A continuación, te presentamos algunos de los indicadores que un estudiante en riesgo de deserción escolar puede presentar. Cada indicador está relacionado con la familia, ciertas características individuales, así como elementos socioeconómicos y culturales.

PP-Sistemexico-GiF-indicadores

1. No asisten regularmente a clases

Los estudiantes que no asisten a clases de forma regular presentan un desfase en el avance de sus aprendizajes en comparación con el resto de sus compañeros del mismo grado escolar. 

Es muy seguro que no cubran los contenidos más importantes y elementales de cada asignatura, así como el hecho de que tengan mayores dificultades para seguir el ritmo que el docente ya lleva con el grupo.

Esto provocará que, en caso de terminar el ciclo escolar, el alumno concluya con un perfil de egreso por debajo del esperado.

2. Registran bajas calificaciones o tienen varias materias escolares sin aprobar o presentan retraso

La desmotivación académica y la falta de confianza como estudiante en uno como estudiante puede llevar a un joven de bachillerato o universidad, así como al tutor de un menor de edad, al abandono de los estudios de manera permanente debido a las bajas calificaciones.

Un registro de asignaturas mal llevadas o reprobadas no quiere decir que, necesariamente, el alumno o la familia no están poniendo de su parte para solucionar el problema. 

Tal vez requieren de una mayor guía de especialistas como psicólogos, trabajadores sociales, psicopedagogos y, desde luego, el propio personal docente

A veces los tutores pueden no saber cómo apoyar a un estudiante que presenta dificultades de aprendizaje o algún trastorno del neurodesarrollo, como el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) y el Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Obtenga ahora el contenido

completo GRATIS

Conozca nuestro plan contra la deserción escolar para brindar atención oportuna a estudiantes en riesgo y proteja la matrícula de su centro educativo.

¡Acceda al contenido completo ahora!

Índice

3. Tienen antecedentes de abandono de estudios en su trayectoria académica

Si el estudiante tiene un pasado como desertor es muy probable que repita esta situación

Las causas de deserción tal vez siguen ahí y la posibilidad de controlarlas dependen de su naturaleza, no es lo mismo el poder de injerencia de la escuela respecto a las decisiones que toman los tutores que la acción de solicitar becas económicas o comedores escolares en apoyo a los alumnos.

Así, los alcances de las escuelas para ayudar al estudiantado, son limitados si las familias no se comprometen a trabajar en equipo con la institución.

Por ejemplo, si fueran problemas emocionales o conflictos familiares podrían buscarse alternativas mediante el trabajo social y psicoterapia. Desde luego, esto exige compromiso de tiempo y dedicación.

4. Atraso en pagos de inscripción y colegiatura

Que haya atrasos con el pago de las inscripciones y se tengan deudas en colegiaturas podría indicarnos que no existen las condiciones, por parte de las familias o los tutores de los estudiantes, para cumplir con los plazos de cobros en tiempo y forma.

Ahora con el número de desempleados creciendo, no está de más averiguar qué créditos y becas se van a ofrecer tanto al alumnado como a las escuelas, para que los primeros continúen con sus estudios y los segundos no se vean severamente afectados por la reducción de la matrícula.

PP-Sistemexico-falta-pagos

 

5. Forman parte de una familia integrada por varios hijos en etapa escolar

Entre más hijos en edad escolar estén dentro de la familia, mayores serán los gastos que implican la compra de útiles escolares y material de papelería, uniformes, colegiaturas e inscripción.

El costo de lo que debe comprarse antes y durante el ciclo escolar aumenta o se reduce de acuerdo al nivel educativo del estudiante. 

Por ejemplo, los niños en etapa de preescolar necesitan de mucho material para realizar ejercicios que estimulen la etapa de desarrollo en la que se encuentran, como sucede con la motricidad gruesa. En cambio, un chico de preparatoria requiere solamente equipo de computación para conectarse a sus clases por medio de videollamada.

6. Tienen hijos o personas que dependen económicamente del alumno

Los hijos son una responsabilidad y compromiso tan demandante que si no se cuenta con los recursos económicos o el apoyo de familiares dispuestos a colaborar en el cuidado de los menores; difícilmente la madre, el padre o tutor podrá estudiar de tiempo completo o en la mayor medida de sus posibilidades de tiempo y espacio para hacerlo.

Lo mismo sucede con las personas que dependen económicamente del estudiante, impidiendo con ello que se dedique al 100% a los estudios, pues éste debe trabajar y aportar un ingreso mensual.

7. Madre o padre con bajo nivel de estudios

El nivel de estudios y las horas que uno pasó en una escuela de ninguna manera predispone al hijo a que no logre el egreso mínimo obligatorio de nivel de estudios. Sin embargo, el ejemplo que el estudiante recibe en casa podría influir en el grado de importancia que le dé al estudio.

Si bien es cierto, se aprende también en la vida, hay conocimientos declarativos (conceptuales) y conocimientos procedimentales (habilidades) que es bueno que se desarrollen y consoliden bajo la guía de expertos en educación. 

Así sucede con los aprendizajes básicos como contar, sumar, restar, leer y escribir.

8. No cuentan con servicios de internet ni equipo de computación que sepan usar

Ahora con la educación en línea en la mayoría de las escuelas, si los estudiantes no tienen equipo de computación ni una buena recepción de servicio de internet, la comunicación con los docentes podría tornarse muy difícil, lo cual tendría como consecuencia que no se entreguen las tareas, ni se comprenda el tema y, en fin, que se tenga el terreno propicio para el atraso académico.

Por ello, la Estrategia de Alerta Temprana (EAT) lo que hace es observar sistemáticamente las asistencias, calificaciones y comportamientos de los estudiantes antes de que el problema de abandono se presente.

9. Adopción de la modalidad homeschooling

El homeschooling puede ser una de las razones de que los niños y adolescentes abandonen la escuela. Es necesario mantener un diálogo constante con las familias y los tutores sobre cómo se sienten respecto a los métodos y las técnicas docentes que se utilizan, la atención que reciben los estudiantes y otras consideraciones importantes dentro del proceso de enseñanza y aprendizaje.

¿Por qué? 

Cuando las familias, que optan por el homeschooling, deciden tomar la batuta de la educación de sus hijos, mayormente están en desacuerdo con el modelo tradicional de las escuelas; por eso es necesario tener una comunicación clara y fluida. De esta manera, se conocen mejor las expectativas y necesidades de nuestro alumnado.

Por ello, la Estrategia de Alerta Temprana (EAT) lo que hace es observar sistemáticamente las asistencias, calificaciones y comportamientos de los estudiantes antes de que el problema de abandono se presente.

¿Cómo funciona la Estrategia de Alerta Temprana (EAT)?

La Estrategia de Alerta Temprana (EAT) se basa en registrar cotidianamente en su sistema de gestión escolar School Manager/Web, los datos básicos de los estudiantes, así como sus inasistencias y calificaciones.

PP-Sistemexico-SMPor ello, el centro de estudios debe designar a una persona responsable de supervisar estos registros en el sistema, ya que el sistema proporciona una visión rápida y global donde podrán identificarse inmediatamente alumnos en riesgo de deserción escolar.

Los docentes pueden, a través de este sistema de gestión escolar, reportar los siguientes elementos conductuales y actitudinales del estudiante:

  • Conducta disruptiva
  • Desmotivación
  • Tendencia al aislamiento
  • Bajo desempeño académico
  • Ausentismo prolongado

En el caso de las inasistencias, éstas puede registrarlas el docente en el sistema o automáticamente por medio de lectores biométricos (ubicados en las entradas del plantel), de modo que se manda un mensaje al celular del tutor o familiar responsable para notificarle la ausencia.

Solicitar demo gratis

Medidas de atención a la deserción escolar con School Manager/Web

Al tener registro de los indicadores de riesgo de deserción escolar,  School Manager/Web detecta a los estudiantes que presentan más inasistencias y menor aprovechamiento escolar

Una vez identificados los casos de riesgo, el responsable pone en marcha diversas acciones para que los estudiantes lo superen y puedan continuar sus estudios. 

En el siguiente cuadro te presentamos algunos ejemplos del tipo de acciones que se realizan:

Estrategia de Alerta Temprana (EAT)

Riesgos asociados Estrategias
Dificultades de aprendizaje
  • Acompañamiento de un monitor escolar o sombra
  • Integración a grupos de estudio para apoyo extraescolar
  • Tutorías individuales

Problemas psicológicos

(emocionales, afectivos)

  • Apoyo psicoterapéutico grupal o individual
Violencia intrafamiliar
  • Seguimiento con labor del trabajador social de la escuela
  • Asistencia social pública
Escasos recursos económicos
  • Solicitud y entrega de becas económicas, manutención y alimentos
  • Entrega de equipos de computación y apoyos para el pago de servicios de internet
Ausentismo
  • Reunión con familias, tutores o estudiantes (en el caso de la universidad) para conocer los motivos de las inasistencias
Violencia y acoso escolar
  • Talleres de educación para la paz y manejo de conflictos interpersonales
  • Seguimiento con autoridades educativas (supervisor escolar, etc.), psicólogos y padres del menor (tanto de la víctima como el victimario)
Hijos o dependientes económicamente
  • Becas o apoyos a madres de familia
  • Becas económicas para todos los estudiantes
  • Sistema de guardería gratuita

La Estrategia de Alerta Temprana (EAT) funciona de manera integral, ya que ofrece atención psicológica a padres y alumnos para determinar las probables causas del bajo desempeño

Si se trata de falta de recursos económicos, el centro de estudios determinará si es posible apoyar al alumno en cuestión, a través de sus diversos programas de becas, para que no abandone su preparación académica.

Acércate con tu asesor de Sistemexico Solutions y pregunte sobre cómo aplicar esta poderosa estrategia para cuidar y conservar el principal motor de tu institución que son tus alumnos.

Solicitar asesoría gratis